sábado, 18 de noviembre de 2017

Nostalgia

Aviso de contenido: tristeza, añoranza, soledad


Hace casi un año que no escribo nada en el blog y me siento mal, lo tengo muy abandonado. La vida no está siendo fácil y lo que antes me daba consuelo, como escribir aquí, ya no lo hace. Estoy haciendo frente a demasiadas heridas abiertas que no conseguí cerrar en el pasado. Me siento muy triste y solo, y no es una cuestión de soledad de no tener a gente que me quiera, es una soledad de sentimiento, de no sentirme suficiente. Vivir en un país nuevo, con nueva lengua, cultura y todo lo que conlleva está siendo más duro de lo que pensaba, me está consumiendo la cabeza y el alma. No consigo hacer amistades reales (algún proyecto hay, pero no sé, no me fío de mí).
Este texto no va a ser nada poético, solo quiero escribirlo para dejar constancia de como me siento ahora mismo, es decir, hecho una mierda. Por más que mi familia y amistades más antiguas me digan cosas bonitas no soy capaz de creermelo, no consigo creerme que sea buena persona o que merezca cariño de la gente. Me siento frustrado y no consigo reponerme de mis derrotas, no puedo más, cada día es una puñetera batalla por luchar contra los malos pensamientos de mi cabeza. No sé como gestionar todo esto, me siento profundamente perdido y desolado.
El vacío es más real que nunca, y saber que pasé por cosas parecidas y luego me encontré bien ahora mismo no me ayuda y me siento repitiendo ciclos en bucle sin saber si llevan a algún sitio.

jueves, 15 de diciembre de 2016

Estamos solos

Aviso de contenido: muerte, suicidio, soledad, dolor


Estamos solos en esto, estoy solo, estoy roto, otra vez, quizás nunca llegué a terminar de sanarme, tal vez nunca lo haga, tal vez las heridas son tan grandes que ocupan todo el cuerpo. Estamos solos ante la muerte, estoy solo, tengo miedo, no quiero seguir viviendo, anhelo la muerte a cada segundo que pasa, y aún así me agarro a la vida con la esperanza de que quizás las ganas de vivir vuelvan algún día. Estamos solos, estoy solo ante el dolor, el dolor es de cada uno, nadie puede sanarlo, nadie, nadie, nadie, nadie, nadie, nadie. Nadie puede hacer nada por ti, por mí, es mi dolor, ni tu ni nadie puede ayudarme. Nada sanará el dolor en mi mente, en mi corazón, en mi alma, nada, solo el tiempo, o eso quiero creer, y, pasa tan lento, que siento morir por dentro cada día un poco más. Hago cosas con la esperanza de no caerme por completo, pero el salto al vacío se produjo y la caída es inminente. Tengo miedo a quedarme en casa, otra vez, sin ganas de nada, sin ganas de nadie, tengo miedo a no confiar, no quiero confiar. Corre, cierra el corazón con llave y tírala al mar, que nadie la encuentre.


jueves, 8 de diciembre de 2016

Roto

TW: autolesión

Se rompen lazos, se crea odio, se rompen cosas que nunca existieron y aún así duele. Se rompe el aire, se corta la tensión, mis uñas cortan mi piel, me duele, pero no me importa. El dolor físico me distrae por un momento. No es nada, solo unos rasguños, pero el hecho de volver a hacerlo me remonta a épocas de mierda, días de mierda, meses de mierda, cinco años de mierda.
Se rompe el silencio, toma la palabra la venganza, el orgullo, la prepotencia. Se rompe la unidad, pero, ¿acaso la hubo? Se rompen almas, se abre la puerta al enemigo, se le sienta, se le adula, se le aplaude, se le adora y se le defiende. 
Me rompo, nada nuevo, me rompo como el espejo que me condenó a siete años de mala suerte, aún voy por el primero. Estoy roto por dentro, ya no quedan piezas que volver a unir, se hicieron polvo y volaron durante la tormenta, simplemente desaparecieron, y yo quise desaparecer con ellas.

A veces

Aviso de contenido: trastornos alimentarios, mención de suicidio, autolesión 



A veces das tanto de ti a los demás que te quedas vacío. A veces sientes que mereces tan poco que no te dedicas no tiempo. A veces ese tiempo que te dedicas es meramente auto destructivo porque tu autoestima está en un viaje eterno camino al centro de la Tierra. A veces te sientes tan mierda que piensas que todo lo malo que te pase, pasó y pasará te lo mereces. A veces piensas que eres una mala persona. A veces te das cuenta que el teatro por intentar ser normal se descubre pronto, y pronto te visualizas solo en el futuro. A veces quisieras ser otra persona, otras personas, cualquiera con tal de no ser tú. A veces quisieras no sentir nada, como en esa canción "antes que sentir dolor mejor no sentir nada". A veces piensas que de que sirven los buenos momentos si todos acaban en dramas. A veces sólo quieres desaparecer del mundo. A veces te drogas, aunque no sea con drogas, te evades como sea, la realidad es una mierda. A veces quisieras arañarte tan fuerte el cuerpo hasta hacerlo sangrar y que el alma se olvide por un instante que sufre un dolor perpetuo. A veces piensas en castigarte con la comida y da igual que se comer o no comer, porque las dos opciones son castigos, no comer porque lo hiciste mal y no mereces alimentarte, o comer porque lo hiciste mal y mereces comida de mierda hasta destrozar tu estómago. A veces quisieras ser más alegre para no alejar a la gente porque eres muy dramas y estás siempre triste. A veces quisieras ser espontáneo y divertido, popular. A veces quisieras ser el guapo, el chulazo. A veces quisieras ser extrovertido y hablar a les demás sin hacerte un lío. A veces quisieras poder mantener ese personaje que creaste en tu cabeza 24/7. A veces quisieras cambiar tu esencia como quien cambia de camisa. A veces quisieras ser súper positivo y animoso. A veces cambiarías tu "exceso" de sensibilidad por cualquier otra cosa.
Lo he intentado, lo intento una y otra vez, y no puedo. Y me cierro. Y creéis conocerme pero no. Mi sonrisa, mi llanto y mi mirada siempre esconden algo. No te fíes de mis palabras pero tampoco te fíes de mi mirada, yo sé que es transparente, y esa transparencia es manipulable. Nunca, lo siento, pero nunca nadie va a llegar al fondo de mí. Ser vulnerable en este mundo se paga muy caro y yo tengo hipoteca para todas las generaciones venideras.

jueves, 21 de julio de 2016

No quiero

TW: agresión sexual, disforia

No quiero follar, ni follarme, me siento sucio y me da asco. Me da asco pensar en sexo, en tocarme. Pensar en que alguien más me toque me da asco. Me acabo de follar a mí mismo y sólo siento desprecio, por mí, por mi cuerpo.
No fue en un callejón, ni fue un desconocido, no fue en una fiesta, no estaba borracho. Fue mi novio, bueno, novios. Yo me quedé inmóvil, asumí que el no consentimiento era parte del disfrute, aunque yo no se lo encontraba. Pensaba que era normal que tu novio te tocara sin preguntar. Me voy a ahorrar los detalles, porque duelen mucho, y porque puede que a mucha gente más le puede doler escucharlo.

Este mundo en el que vivo da asco, casi tanto como me da mi cuerpo en este instante, y no, hoy no es por la disforia, o no sólo, es porque me jodisteis la vida sin consentimiento, pasasteis mis límites. La próxima noticia que quiero tener de vosotros espero leerla en una esquela.


sábado, 18 de junio de 2016

Decir que no


TW: no consentimiento, cisexismo


Decir que no, saber poner mis limites, exponer claramente lo que me molesta o no me gusta debería resultarme fácil, en serio? debería? por qué? Es jodidamente horrible que la gente te toque sin consentimiento, lo odio, y en general adoro los abrazos y el contacto con gente cercana (si no fuera así sería igual de válido), pero me asquea que la gente que no me conoce se tome tantas confianzas. En verdad, me gustaría que mis amiguis también me preguntaran o que hablaramos de esto y que yo les preguntara también. Creo que hacerlo con elles me ayudaría mucho a llevarlo a otros campos de mi vida.

Qué haces cuando alguien que acabas de conocer te hace muchas preguntas? Qué haces si te toca sin pedir tu consentimiento? Qué haces si no para de valorar subjetivamente tu belleza? Qué haces cuando esa persona te habla de meditaciones al útero cuando tú solo quieres arrancártelo cada vez que sangra? Qué haces cuando te pregunta por tu familia, por tu infancia, por tu sexualidad? Qué haces cuando sientes que te estás convirtiendo en su próximo tema de conversación con sus amigues? Qué haces cuando te sientes fetichizado y objetualizado? Qué haces cuando su presencia es tan fuerte que sientes que no puedes decir o hacer nada? Qué haces cuando alguien cis te habla de autoaceptación? Qué haces cuando alguien equipara mujer con útero, regla, emabrazos y bebés? Qué haces cuando te sientes un diccionario/museo andante? Qué haces cuando dice que no encuentra sentido a follar sin amor y, en realidad, tú no puedes follar con gente a la que amas? Qué haces cuando querías pasar una tarde en un espacio seguro y una persona te lo jode?  Qué haces cuando querías soltar toda la mierda que te causaba ansiedad en esa semana y esa persona es el centro de las conversaciones? Qué haces cuando quieres irte pero también quieres quedarte, porque en realidad no quieres irte tú, si no que quieres que se vaya ella? Te voy a decir lo que yo hice, no hice nada, le seguí el juego a la chica popular del cole, como tantas otras veces, le sonreí, pero en verdad era mi risa nerviosa, en verdad no quería estar con ella, yo no lo elegí libremente, la situación lo impuso y yo no supe cuidarme, mis miradas pedían auxilio pero solo conseguí otro piropo invasivo sobre lo bonito de mis ojos.

Todo esto que cuento no es con afán de demonizar a nadie, seguro que yo he hecho esta mierda sin darme cuenta, lo cual tampoco me excusa en absoluto. Lo escribo para que no se me olvide que esto existe, que el consentimiento es importante, que hay que medirse y no acaparar la palabra todo el rato, que nuestra curiosidad no vaya por encima del bienestar psicológico de otras personas, que preguntar cosas muy íntimas a alguien que acabas de conocer (o aunque le conozcas) no siempre resulta correcto, no seas invasive.

miércoles, 15 de junio de 2016

Duele

TW: culpabilidad, comida, autoodio


Duele cada vez que fallo, duele, y no duele por fallar, duele la culpa, duele saber que habrá más veces, duele saber que es para ¿siempre? Duele porque cada vez que duele me enfado conmigo y aún no me he perdonado mis fallos del colegio. Duele porque aparece todo el rato, duele porque insiste, porque se clava en tu mente. Duele, pero no duele como un golpe, ni como una aguja ni como un mordisco. Duele, duele como cuando has comido tanto que no puedes ni moverte y sólo quieres morir. Duele como cuando recuerdas todo lo que callaste. Duelen los silencios, y duelen también los nervios en el estómago encogido por no comer, duelen porque pensaste lo peor y lo peor está pasando. Duele, duele mucho, duele pensar que no cambiaré nunca, que nunca me veré bien, que nunca querré mi cuerpo. Duele, duele saber que no seré perfecto, duele pensar que da igual cuanto cambie que el amor no volverá, que no vendrá aunque yo sea perfecto porque el amor es imperfecto. Duele, y duele porque lo sientes alejarse y sabes que no puedes hacer nada. Duele cada gesto, cada mirada ignorada, cada abrazo al aire, cada sueño roto. Duele, duele porque fue real hasta que me desperté. Duele despedirse, duele el duelo, duele porque estás cerca mientras siento que te alejas, o soy yo, quizás, quien se aleja, porque duele.

miércoles, 8 de junio de 2016

Quizás vaya a votar

Quizás vaya a votar, quizás no. Pero si lo hago no quiero sentirme mal por hacerlo, si lo hago no dejaré de ser yo, no dejaré de luchar por lo que creo día a día. Si voto seguiré levantándome cada mañana para ir al gym y aprender a pelearme contra el adversario, y saldré a la calle a seguir peleándome con la vida. Si voto seguiré siendo precario y sin trabajo, seguiré siendo fiel a mis instintos y mis amigues. Si lo hago no estaré defendiendo la democracia ni sus estructuras de mierda, sólo haré lo que crea mejor en ese momento, pura estrategia.
Quizás vaya a votar, quizás no. Pero si no lo hago, no estaré dándole la razón a los partidos de siempre, no estaré diciendo que me parezca bien lo que hay. Si no voto, seguiré siendo la misma persona que si voto, seguiré lidiando con mis incoherencias internas, votar o no es sólo una más viviendo en este mundo gobernado por el capitalismo. Si no voto igualmente me alegraré si no ganan los de siempre, pero meteré presión para quienes vengan cumplan lo que prometieron y más.
Quizás vaya a votar, quizás no. Tanto si lo hago como si no, tendré mi derecho a quejarme, a rebelarme contra lo que no me parezca justo. Tanto si voto como si no, seguiré siendo anarquista, seguiré defendiendo un mundo libre, libre de estados, libre de gobiernos, libre de capitalismos y jerarquías.
Asumo mis contradicciones, abrazo mis incoherencias, me muestro vulnerable, da miedo decirlo en alto, tengo dudas, pero no haréis que me calle sólo por aparentar ser más fuerte.

domingo, 29 de mayo de 2016

Me miro

TW: disforia, suicidio

Me miro por dentro y no encuentro nada, nada que me guste, quiero decir. Me miro por dentro y por más que busque no sé qué me mantiene vivo, no sé qué me empuja a no empujarme. Me miro por dentro y sólo veo miedos, inseguridades, culpa. Miedos del pasado, inseguridades por el futuro y culpa si me dejo disfrutar el presente. Me miro por dentro y ya no queda nada bonito sobre lo que construir, mi jardín murió por falta de cariño, el cariño que yo me niego. Me miro, una y otra vez, pero ahora me miro por fuera, quizás hoy no debí haberlo hecho. Me miro por fuera y el espejo se convierte en mi enemigo, otra vez más, pero aún más fuerte. Me miro por fuera sabiendo que nunca llegaré a quererme como soy, que no me gusté nunca, no, esos dos segundos en 32 años no cuentan. Me miro por fuera y no quiero mirarme más, no quiero verme más, sólo deseo dejar de ser, en este instante, por un momento, para siempre.

sábado, 21 de mayo de 2016

Comida basura

TW: ansiedad y comida



Otra vez, como si estuviera escondida esperando el momento oportuno, ataca. Crees que se ha ido, pero es sólo una ilusión. Caes, ella se levanta y te asalta, te asalta por la espalda, y de frente, por los lados, no puedes escapar, y si logras hacerlo las consecuencias pueden ser peores.
Te preguntas el por qué, por qué la ansiedad no puede irse, por qué se ha convertido en algo más que tu sombra, permanece contigo incluso con la luz apagada. Y te preguntas por qué hoy esa ansiedad se convirtió en atracón por la comida, sabiendo lo absurdo de la pregunta pues no es la primera vez que te pasa. Te machacas preguntándote por qué no lo paraste a tiempo, por qué no te sentaste a respirar, por qué no bebiste agua, por qué no te tomaste una infusión, por qué no meditaste o llamaste a une amigue. Pero no es tan fácil, las quemaduras del aceite debían haberme disuadido a modo de señal, indicándome que no iba por el buen camino, pero no hice caso. Y ahora me siento culpable, como tantas otras veces, acaso he dejado de sentirme alguna vez así? Y una parte de mí sabe lo que pasa, me hago boicot, me freno, me convenzco que no merezco ser feliz, que lo bueno no es para mí, que si algo me va bien debo romperlo hasta que desaparezca.
Las quemaduras desaparecerán en unos días, pero no la culpa, ni el remordimiento, ni la tristeza ni el agobio. Me dolerá la tripa, por haber comido tanto y tan mal, se me pasará en unos días, pero no el miedo a caer otra vez, ni el vacío que me crea la soledad, ni el sentimiento de suciedad interna que me empuja a la ducha sin obtener resultados.
Me siento solo, me siento solo muchas veces, me siento solo aunque esté con gente, aunque tenga muches amigues me siento solo. Me sentiré solo siempre, nada cambiará, cada vez que se apaguen las luces de mi cuarto me sentiré aún más solo,
Escribo esto mientras tengo mi estómago lleno de comida hasta la garganta, con ganas de morir pero sin fuerzas para realizar este deseo, sabiendo o intuyendo que quizás mañana algo cambie.